Home POLICIALES

SANTA RITA. La empleada de confianza de una escribanía y su pareja fueron detenidos durante una serie de allanamientos por falsificar cheques de forma sistemática y estafar unos G. 1.000 millones a una escribana. El esquema ilícito se venía arrastrando hace dos años, pero la víctima recién se percató cuando sus cheques comenzaron a rebotar en los bancos por falta de fondos. Los procedimientos se realizaron el sábado a la tarde en el barrio Euro Parque y la zona céntrica. En los operativos realizados por agentes de Delitos Económicos y el fiscal Edgar Benítez fueron detenidos Idalia Marciana Ramírez Figueredo (28) y su pareja Oscar López Silva (31). Ambos fueron aprehendidos con relación a una denuncia presentada por la escribana Mirian Concepción Cantero, patrona de la mujer aprehendida, quien sufrió un perjuicio económico de unos G. 1.000 millones en un lapso de dos años. Acorde a los datos, Ramírez era empleada de confianza de la escribana y era la encargada de pagar las tasas por las transacciones realizadas en la escribanía. La misma tenía acceso a las chequeras de su patrona. De esta manera rellenaba las hojas con montos hasta G. 3,9 millones y falsificaba la firma de la escribana. Luego entregaba los cheques a su pareja para que se encargue de negociarlos y/o hacer pagos.
Según los investigadores, en dos años la pareja falsificó y comercializó unos 180 cheques. La afectada recién se percató cuando las hojas que ella firmaba comenzaron a rebotar en los bancos por falta de fondos.
El propietario de un supermercado también le advirtió que tenía varios cheques en su nombre que le fueron entregados por López, marido de su empleada de confianza. Recién allí descubrió que su propia empleada de confianza la estaba embaucando.

PRESIDENTE FRANCO. Desconocidos que presumiblemente se movilizaban en una motocicleta efectuaron varios disparos contra una vivienda y algunos vehículos que se encontraban estacionados en el patio. El propietario de la casa no se encontraba en el momento del atentado y dijo a la Policía Nacional que desconoce el trasfondo y de quién pudo provenir. El hecho se registró el sábado a la medianoche en el barrio San Lorenzo.
La casa atacada a tiros es propiedad de del comerciante Angel Cristino Sosa González, de 29 años, que radicó la denuncia correspondiente en la subcomisaría 12a luego de llegar a su vivienda y encontrar marcas de bala por la pared. Los disparos también afectaron a los vehículos Toyota Platz, Toyota Prado, Mercedes Benz C200, y Chevrolet S-10 que se encontraban estacionados en el patio para la venta.
Sosa explicó a los policías que no se encontraba en su vivienda y al llegar encontró cinco impactos de balas por la pared y perforaciones en la chapería de los citados vehículos. Algunos vecinos le comentaron que los autores del atentado se movilizaban en una motocicleta, pero no vieron el color ni el modelo. Agregó que en la calle también halló cuatro vainillas servidas de pistola. Sobre el trasfondo y el posible mandante dijo desconocer.

MINGA PORA. Un ladrón que no estaba en su día de suerte fue sorprendido cuando intentaba hurtar una motocicleta y fue atrapado por el dueño del biciclo y un grupo de vecinos que lo redujeron a golpes.
Posteriormente fue entregado a la Policía Nacional para quedar detenido y responder ante el Ministerio Público. La aprehensión del malviviente se produjo el sábado a las 18:40 horas en el barrio San Roque. El que no estaba en su día de suerte y fue a parar dentro de una celda tras ser sorprendido en plena acción es Reimundo Domínguez Duarte, de 25 años, sin domicilio fijo y con un antecedente por hurto agravado en el 2.016.
El mismo fue entregado a agentes de la Comisaría 15a luego de intentar hurtar una motocicleta Yamazuki 110cc, sin chapa, propiedad de Arsenio Milciades Quiñonez González, de 29. El propietario de la motocicleta explicó a los policías que su biciclo se encontraba estacionado en la vía pública cuando repentinamente vio a un desconocido que se acercó e intentó arrancarlo luego de forzar el manubrio.
Enseguida corrió detrás del ladrón y pidió ayuda a un grupo de vecinos para poder atraparlo. Afortunadamente consiguieron alcanzar al malviviente antes que huya con su motocicleta y lo redujeron a golpes.

Durante un procedimiento realizado por agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas fue detenido un joven que se dedicaba a realizar trabajos de “delivery” de estupefacientes. El presunto traficante fue aprehendido con varios tocos de crack que estaba llevando a uno de sus clientes. El operativo se realizó el fin de semana en el Km. 8 Monday.
En el procedimiento llevado a cabo por los agentes de la Senad y el fiscal Elvio Aguilera fue detenido Víctor Ramón Cabrera Portillo (26), quien hacía dinero extra como “delivery” de estupefacientes. Al momento del operativo se encontraba al mando de un automóvil Nissan Sunny blanco, sin chapa, en cuyo interior al ser verificado se encontraron 10 tocos de crack listos para ser comercializados.
Los antidrogas solo indicaron que mediante informaciones anónimas obtuvieron datos sobre un presunto microtraficante que entregaba drogas a domicilio. Con las características de su vehículo montaron vigilancia próximo a un lugar donde debía hacer una entrega y lo interceptaron algunos metros antes. Al mirar el interior del rodado hallaron al costado de la puerta una bolsa cargada con tocos de crack.

Luego de una intensa persecución agentes policiales detuvieron a un presunto motochorro que se encontraba armado con un revólver y un cuchillo, y que además tenía entre sus pertenencias un pasamontañas que aparentemente sería usado para algún atraco. Un cómplice del aprehendido escapó corriendo y en su huida abandonó una escopeta casera. Ocurrió el domingo a las 6:30 horas sobre la avenida Julio César Riquelme, en el barrio Ciudad Nueva.

El presunto motochorro que quedó detenido fue identificado como Juan Manuel González Moreira, de 20 años, vecino del Km. 8 Monday de Presidente Franco. En su poder agentes del Destacamento Policial N° 1 encontraron un revólver calibre 22mm con nueve balas en el tambor, un cuchillo de 15 centímetros, y una gorra azul tipo pasamontañas. Además incautaron una motocicleta Kenton MD 150cc azul, con matrícula 969 CAL.
Los uniformados indicaron que estaban haciendo controles sobre la avenida Julio César Riquelme cuando hicieron señas a los ocupantes de una motocicleta para que se detengan. Pero el conductor del biciclo hizo caso omiso y aceleró la marcha para escapar raudamente con su acompañante, dando inicio a una intensa persecución que se extendió por 2.500 metros sobre la citada vía. Por causa de la alta velocidad los sospechosos perdieron el control y cayeron al suelo. Uno de ellos consiguió levantarse rápidamente y al correr arrojó al suelo una escopeta casera calibre 28mm, pintada en verde. El otro presunto delincuente, identificado más arriba, no tuvo la misma suerte y antes de poder escapar fue alcanzado y aprehendido con un revólver y un cuchillo en su poder. Los uniformados presumen que por el armamento encontrado, el detenido y su cómplice tenían intenciones de cometer asaltos callejeros en la zona del barrio Ciudad Nueva para luego regresar hacia Presidente Franco.

CAAGUAZU. Un camión de gran porte que transportaba más de 27 toneladas de granos cayó al cauce un arroyo luego que el conductor realizará una frenada brusca para evitar chocar a otro tractocamión que iba en su frente. El chofer, que por fortuna sobrevivió, culpó al otro conductor de frenar imprevistamente sobre un puente. El percance ocurrió ayer en el Km. 162 de la Ruta VII.
El camión de gran porte que transportaba 27.000 kilos de soja con destino al Alto Paraná era conducido por Jesús Crechi Rolón (33), quien cayó al cauce del arroyo Morotí, en la zona de la colonia Guayaki de Caaguazú. Afortunadamente el mismo solo sufrió algunas lesiones leves, pero la carga fue perdida luego de quedar desparramada en el agua y en los alrededores.
El chofer dijo a los uniformados que tomaron intervención que perdió el control del camión luego de frenar bruscamente para no embestir a otro camión que iba en su frente. Mencionó que el otro conductor, que luego se dio a la fuga, se detuvo repentinamente al pasar sobre un puente y que por causa de la corta distancia tuvo que maniobrar bruscamente.

YPACARAI. Seis personas murieron literalmente destrozadas tras un choque frontal entre un minubús de pasajeros y un tractocamión cargado con más de 20.000 kilos de hierro. El percance fue provocado por el vehículo de gran porte, cuyo chofer insistió en seguir viaje pese a contar con problemas en los frenos. El accidente se produjo el miércoles a las 22:45 horas sobre la Ruta II, a la salida de una pendiente en la zona de la compañía Pedrozo de este distrito. La Policía Nacional informó que en el grave accidente murieron Juan Arnulfo Miranda (42), conductor de un tractocamión Scania que transportaba 23.000 kilos de metal; Victoria Bogado (21), Norma Eulalia Bóveda Gómez, Luis Alberto Tunca Laura, de nacionalidad peruana, Ángela Britos Vargas, y Juan Sanabria, conductor de un minibús de la empresa Guaireñatur. Todos fallecieron de forma trágica, quedando literalmente destrozados.
Según los datos, el tractocamión viajaba con destino a Asunción y en la ciudad de San José de los Arroyos comenzó a presentar problemas en los frenos. Pese a ser advertido por su acompañante del peligro que representaba seguir, el conductor insistió en continuar tras una última parada para verificar los frenos. Al tomar una pendiente el peso de la carga hizo que pierda el control e impacte contra el minibús. La carreta literalmente rebanó el lado izquierdo del colectivo y mató en acto a todos los pasajeros que viajaban de ese lado. Otros tres que estaban sentados en el lado derecho se salvaron de morir, pero sufrieron lesiones graves.

Un motociclista imprudente sufrió varias lesiones y fue parar en un hospital luego de sufrir un accidente mientras intentaba adelantarse a una camioneta por el lado derecho. El percance ocurrió ayer a las 10:40 horas sobre la Supercarretera, en la cabecera del puente Costa Cavalcanti. El que fue a parar en la sala de urgencias del hospital del IPS de CDE por causa de su imprudencia es el motociclista Hugo Roberto Gómez Irala, de 24 años, con domicilio en Hernandarias. El mismo sufrió fracturas en las piernas y excoriaciones en varias partes del cuerpo. Bomberos voluntarios lo auxiliaron hasta el mencionado centro asistencial.
Gómez se encontraba al mando de una motocicleta Leopard 150cc y se desplazaba por la Supercarretera en dirección al Km. 4. Poco antes de alcanzar la salida del puente Costa Cavalcanti intentó adelantarse por la derecha a una camioneta Nissan Pick Up azul que era guiada por Anibal Ramón Villalba Rodríguez, de 43 años. En su intento el manubrio de su biciclo rozó la carrocería de la camioneta y le hizo perder el control. Como consecuencia chocó contra el muro de contención del puente y cayó aparatosamente. Afortunadamente no fue arrollado por otro vehículos que iban detrás.

Agentes de Investigación de Delitos detuvieron a un joven que hurtó más de 20 bicicletas de una casa comercial de Presidente Franco para ofrecerlas en el Facebook. Cuatro de los biciclos fueron recuperados de los “clientes” del ladronzuelo, que además también hurtó del mismo local un acondicionador de aire, un televisor y un extractor de humo. La detención del mismo se registró el martes a la tardecita en el Km. 4, en inmediaciones del viaducto.
Se trata de José Adrián Brítez Lezcano, de 24 años, vecino del barrio Che La Reina, denunciado por los responsables de la empresa La Misionera por el hurto de 21 bicicletas, un aire acondicionado, un televisor y un extractor de humo. Los hurtos ocurrieron del depósito del local entre el 28 de enero y el 1 de marzo, pero fueron denunciados recién el martes por los encargados de la casa comercial al corroborar que Brítez era el responsable.
Siguiendo con el caso, ayer los agentes de la Investigación de Delitos realizaron varios procedimientos y recuperaron cuatro bicicletas en distintos puntos de la ciudad. Uno de los biciclos se encontraba en la casa de Brítez. Las demás tres fueron compradas por personas que cayeron en su buena fé al ver las bicicletas siendo ofertados en una página del Facebook.

MINGA GUAZU. Dos presuntos ladrones que se encontraban circulando de una motocicleta hurtada fueron perseguidos y atrapados por un grupo de vecinos y amigos que conocen al propietario del biciclo. Los supuestos malvivientes fueron entregados posteriormente a la Policía Nacional. Ocurrió ayer a las 6:40 horas en el barrio Santa Cecilia del Km. 27 Acaray, a 500 metros de la Ruta VII.
Los supuestos ladrones aprehendidos son Juan Bautista Saavedra Colmán, de 19 años, y Emilio Quiñonez Bareiro, de 23, ambos vecinos del barrio San Rafael del Km. 26 Acaray. Con los mismos se recuperó una motocicleta Taiga 125 verde, sin chapa, denunciada como hurtada el 13 de marzo del corriente a las 23:30 horas por su propietario Migdonio Aranda Brítez, de 38.
Acorde a los datos, un amigo de Aranda reconoció ayer a tempranas la motocicleta hurtada siendo usada por dos desconocidos en un camino vecinal del Km. 27 Acaray. Inmediatamente comenzó a perseguir a los sospechosos y al alcanzarlos pidió ayuda de vecinos para poder reducirlos. Los presuntos ladrones fueron rodeados y obligados a permanecer acostados hasta la llegada de los uniformados de la Subcomisaría 52a. Ambos fueron derivados a la Jefatura de Policía por disposición de la fiscal Cinthia Leiva.